Francesc Pellicer

De tot un poc.

PROGRESISTAS O RETROGRADOS.

Hay personas que se creen progresistas porque están a favor del desarrollo, del avance de la humanidad en conocimientos, técnicas, herramientas, con la finalidad de disfrutar cada día de mejores condiciones de vida, de mayores oportunidades para todos. Pero, ¿hay alguien que no quiera eso?
Progresistas somos todos los que creemos en el ser humano, en sus cualidades y habilidades, en su capacidad de creación y superación de retos, en su afán por tener un conocimiento más detallado de todo lo que nos rodea, en la búsqueda de respuestas a todo tipo de fenómenos.
Pero muchas veces a las personas se nos cruzan los cables y nos equivocamos en las respuestas que ofrecemos a determinados problemas de la humanidad, y esto es lo que les ocurre a los supuestos “progresistas” de hoy en día. Quieren salvar a la humanidad del cambio climático y no se dan cuenta que el clima ha cambiado desde que el mundo es mundo, y lo seguirá haciendo, que la acción humana respecto del clima es mínima.
¿Como pueden decir que la población mundial debería disminuir? Afirman, que al ritmo que crece la humanidad, sobre todo en los países subdesarrollados,
dentro de poco no habrá suficiente comida para todos y encima cuantos
más seamos más contaminamos. Y para alcanzar tal fin instan a las autoridades a poner en práctica ideas que de no ser por la gravedad del tema sería para echarse a reír.
Los “progresistas” de hoy en día quieren solucionar el problema del hambre, la pobreza y la contaminación mediante el control de la natalidad. Y para sus cortas mentes  tiene lógica. Si conseguimos que los pobres no tengan hijos acabaremos con la pobreza, la población mundial se reducirá y el planeta sufrirá menos agresiones. Hay que ver que poco originales son. Muerto el perro se acabó la rabia.
A principios del siglo XIX ya Malthus formulo su famosa teoría sobre el crecimiento poblacional y las penurias que acarrearía. Teoría que a todas luces se ha demostrado totalmente falsa ya que no tenía en cuenta, entre otras cosas, algo tan simple como es la capacidad de superación del ser humano. Todavía no se han dado cuenta que el incremento de población lleva aparejado el incremento de las oportunidades y por lo tanto el incremento de la riqueza. No se han dado cuenta que las personas interactuamos y ello nos lleva a alcanzar metas cada vez más elevadas. Cada uno de nosotros piensa, interactúa, crea, experimenta, investiga, y de esas interacciones surgen nuevos productos, nuevos servicios, nuevas ideas que otros aprovechan para continuar desarrollando y avanzando. En las relaciones interpersonales se crean sinergias que nos hacen crecer exponencialmente.
Definitivamente, a esta clase de “progresistas de pacotilla” les dan miedo las personas, no creen en el ser humano por eso piensan que es moldeable, manipulable a su antojo. Las consecuencias de estos experimentos ya las sufrió la humanidad el siglo pasado.
No, esta clase de personas no son dignas de llamarse progresistas, más bien son retrógrados.

Advertisements

3 gener 2010 - Posted by | Llibertat |

1 comentari »

  1. Me gusta.

    Comentari per Gener | 22 gener 2010 | Resposta


Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: